viernes 04

Nutrición y cáncer: la importancia de la prevención

Publicado el 04/11/2022

Según datos de la OMS, el cáncer ya es la principal causa de muerte en el mundo: en 2020 se le atribuyeron casi 10 millones de defunciones, es decir, una de cada seis de las que se registraron. De todos los casos diagnosticados, al menos el 18 % está relacionado con el exceso de peso corporal, la inactividad física, el consumo de alcohol o una nutrición deficiente y, por lo tanto, podría evitarse

Así pues, lograr que disminuyan estas cifras es un reto que recae, en gran parte, en un cambio en nuestro estilo de vida

Toca repensar nuestra dieta e incorporar hábitos saludables para impulsar la prevención de la enfermedad tanto a nivel individual como colectivo

Con el objetivo de responder a algunas de las preguntas más candentes sobre la relación entre la dieta y el cáncer, el pasado 27 de octubre celebramos un nuevo debate CaixaResearch con los doctores Marina Pollán y Marcos Malumbres. 

Marina es profesora de investigación del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (CNE-ISCIII) y directora científica del CIBERESP. Marcos es investigador principal del Grupo de División Celular y Cáncer del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y patrono científico de la Asociación Española contra el Cáncer. Además, fue uno de los organizadores del congreso CNIO-CaixaResearch Frontiers Meeting «Dieta, nutrición y metabolismo de la célula cancerosa», que se celebró en Madrid los días anteriores al debate en un encuentro donde se repasó la evidencia científica disponible sobre el tema y se expuso el conocimiento más consolidado hasta ahora

Resumimos el debate en nueve preguntas a las que respondieron los expertos, moderados por la periodista especializada en ciencia y salud Núria Jar. 

¿Influye la nutrición en la aparición de algunos tipos de cáncer? 

«Sí. La mayor evidencia que tenemos es el caso del cáncer colorrectal. Además, sabemos que la obesidad es un factor de riesgo importante, no solo en el desarrollo de este tipo de cáncer, sino también en el de esófago y en el de mama.» Marina Pollán. 

¿Qué alimentos son los más perjudiciales? 

«Los alimentos per se no son ni buenos ni malos, lo que ocurre es que nuestro organismo está diseñado para procesar mejor unos alimentos que otros. La pregunta es: ¿Para qué estamos preparados? ¿Qué tipo de alimentos procesamos sin ningún problema? ¿Y qué tipo de alimentos nos provocan irritación constante y problemas metabólicos?» Marcos Malumbres. 

Hace unos años, la Agencia Internacional sobre el Cáncer de la OMS señaló la carne roja y la carne procesada como carcinógenos. ¿Qué se sabe sobre esta cuestión? 

«En ambos casos, su consumo excesivo podría favorecer la aparición de un tumor, concretamente en el tracto colorrectal. No obstante, en el mismo comunicado en el que se publicaba esta evaluación, los expertos reconocían que la carne roja contiene ciertos ingredientes que son beneficiosos para el organismo, como el hierro o las vitaminas del grupo B. Lo que dicen las recomendaciones es que no consumamos carne roja más de tres veces a la semana, pero esto también depende de la actividad física de una persona o de su corpulencia. El mensaje no debe ser demonizar la carne, sino consumirla de forma moderada. Por otro lado, con lo que respecta a la carne procesada, sí que deberíamos evitarla o consumirla muy poco, ya que contiene elementos que, acumulados, podrían favorecer el desarrollo de tumores.» Marina Pollán. 

¿Actualmente, qué es lo que más está repercutiendo en el aumento de la obesidad y, por tanto, de las probabilidades de desarrollar un tumor? 

«Probablemente sea la cantidad de azúcar que consumimos en muchos alimentos procesados y de manera incontrolada para el usuario.» Marcos Malumbres. 

«Para nuestros antepasados, la glucosa era un elemento energético muy preciado. Estamos programados para que nos guste el dulce y la industria alimentaria lo sabe; por eso, en muchas ocasiones, añade azúcar en alimentos en los que no lo esperaríamos.» Marina Pollán. 

¿Es una cuestión de educar el paladar? ¿Es mejor no acostumbrarlo al dulce? 

«Sí. De hecho, yo tampoco recomiendo tomar edulcorantes, ya que mantienen la adicción. Hace unos años, España se puso a la cabeza del mundo en longevidad. Ahora, es el país número uno de Europa en obesidad infantil. Así que esta longevidad va a desaparecer.» Marcos Malumbres. 

«Es muy importante educar sobre nutrición en las escuelas. Se trata de un esfuerzo no solo personal, sino también colectivo. La opción saludable debe ser factible, fácil de aplicar y económicamente posible.» Marina Pollán. 

¿Qué es exactamente la dieta mediterránea y qué alimentos son los más beneficiosos para la prevención del cáncer? 

«La dieta mediterránea era la prevalente en la cuenca mediterránea en los años cincuenta, antes de la globalización. En estas regiones la población, sobre todo la que vivía cerca del mar, consumía alimentos típicos de la zona. El consumo de carne no era muy frecuente, porque las familias no se lo podían permitir. Consumían mucha fruta, verduras, legumbres y pescado. Y el elemento común, el hilo conductor, era el aceite de oliva. Sin embargo, no es sencillo demostrar los efectos de la dieta sobre el desarrollo del cáncer. En el caso del cáncer de mama, por ejemplo, sí que se ha observado un efecto protector cuando el grado de adherencia a la dieta mediterránea es alto.» Marina Pollán. 

«España es un país mediterráneo por geografía, pero esto es muy diferente a llevar realmente una dieta mediterránea. Con el paso de los años, esta dieta se ha ido perdiendo y ahora solo se conserva fuera de las grandes ciudades. Es importante recuperarla en todos los territorios porque realmente tiene un efecto protector. Tenemos que dejar de comer tantos procesados y volver a comer alimentos frescos: legumbres, verduras, frutas, pescado, semillas y frutos secos.» Marcos Malumbres. 

¿Las grasas son perjudiciales para el desarrollo del cáncer? 

«Las grasas trans —que se encuentran principalmente en productos industrializados— están asociadas con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Sin embargo, hay otros tipos de grasas que claramente son beneficiosos, como el aceite de oliva.» Marina Pollán. 

«Es una evidencia que tomar 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva al día es beneficioso para la salud.» Marcos Malumbres. 

¿Qué son y cómo pueden contribuir a la prevención del cáncer los alimentos antioxidantes? ¿Deberíamos tomar suplementos? 

«Los antioxidantes son moléculas que nos protegen frente a los daños que sufre nuestro organismo de modo rutinario a causa de determinados alimentos, radiaciones u otros. Básicamente, comiendo alimentos naturales ya tendríamos todos los antioxidantes que necesitamos.» Marcos Malumbres. 

«Si no se tiene una deficiencia objetivable, no se deben tomar suplementos. De hecho, entre las recomendaciones de la Agencia Internacional sobre el Cáncer de la OMS, que evalúa la carcinogenicidad de distintos factores, se incluye una que dice: “Si no lo necesitas, no tomes suplementos pensando que vas a prevenir el cáncer”.» Marina Pollán. 

¿Cómo influye el ayuno intermitente en la prevención del cáncer? 

«Se ha visto que el ayuno intermitente antes de la quimioterapia o la radioterapia protege los tejidos sanos; es decir, que aumenta la ventana terapéutica (el rango en el cual se puede utilizar un fármaco sin provocar efectos tóxicos o letales en el organismo). Además, parece ser que previene los efectos secundarios. Los datos son maravillosos.» Marcos Malumbres. 

«El problema de este tipo de dietas es que son difíciles de seguir. Es un tema muy interesante, pero tenemos que encontrar la manera de que sean factibles y se adapten a los pacientes.» Marina Pollán. 

Si quieres ver el debate completo, recupéralo aquí

 

Lee la crónica de otros debates:

Compartir

0

Categoría:

Sin categorizar