martes 02

Brexit y COVID-19: una oportunidad para el sector de la innovación biomédica española

Publicado el 02/11/2021

“La mayoría de nosotros conoce a alguien cuya vida ha mejorado notablemente gracias a la tecnología médica”, comenta de entrada Andrés G. Fernández, quien dirige la búsqueda e identificación de nuevos proyectos innovadores en el área de I+D de la farmacéutica Ferrer y es uno de los mentores y evaluadores del programa CaixaResearch Validate y Consolidate. “Actualmente, las terapias celulares como la CAR-T o las células madre pluripotentes inducidas (iPSC)– y las terapias génicas están viviendo una fase de consolidación. Sin duda, serán las grandes protagonistas en el tratamiento del cáncer, las enfermedades autoinmunes, neurológicas y cardiovasculares”. 

Estas terapias, junto con el big data y la digitalización, son solo algunos de los avances que están cambiando la medicina: nos encontramos en un nuevo punto de inflexión, en la antesala de una auténtica revolución en el campo de la innovación en salud. Y en España las contribuciones han sido muchas e importantes. “Hace apenas 20 años, la transferencia de tecnología en nuestro país era prácticamente inexistente. Ahora es una parte esencial del ecosistema de la investigación”, explica este mentor de CaixaResearch. La biotecnología, nos cuenta, es la que más ha experimentado este auge. “El nivel de inversión en el sector biotech está creciendo prácticamente a dos dígitos por año. Se han creado muchas compañías que han atraído mucha inversión y capital de riesgo”. Y ahora, explica Fernández, con la salida del Reino Unido de la Unión Europea –el actor principal en Europa en investigación biomédica– existe una oportunidad sin precedentes para el sector de la innovación español. “Si jugamos bien nuestras cartas, podríamos convertirnos en uno de los hubs más importantes de Europa”. 

A pesar de que la crisis generada por la COVID-19 ha dado un impulso sin precedentes al sector, Fernández apunta a los retos todavía por resolver. “En España, las empresas pequeñas no tienen el respaldo de las grandes tractoras. Esto hace que tengan que “venderse” al mercado internacional, donde no las conocen, lo que dificulta mucho que puedan competir en las mismas condiciones”, explica. Por otro lado, el salto de la academia a la empresa conlleva riesgos añadidos, ya que es complicado compatibilizar ambas actividades. “Cuando un investigador decide dejar la academia y crear una empresa, si esta no funciona como es razonable y la estadística nos muestra– ya no puede volver a la investigación pública. El sistema español, al contrario que el anglosajón o el americano, es un camino de ida; puedes salir, pero es muy difícil volver”, apunta Fernández. Todo esto, sumado a las inseguridades que puedan experimentar al no tener conocimientos sobre economía, patentes, desarrollo comercial o de mercado, hace que los investigadores se lo piensen dos veces antes de lanzar su idea al mundo de la empresa. “En este sentido, programas como los de CaixaResearch Validate y Consolidate están haciendo un trabajo fantástico, orientando en el proceso de comercialización y ayudando a generar una empresa capaz de atraer capital”, añade.


Andrés Fernández, director de búsqueda e identificación de nuevos proyectos innovadores en el área de I+D de la farmacéutica Ferrer y mentor y evaluador del programa CaixaResearch Validate y Consolidate

CaixaResearch Validate y Consolidate: una apuesta por la innovación 

En el 2015, la Fundación ”la Caixa” puso en marcha la convocatoria de innovación CaixaResearch Validate, que presta apoyo a proyectos de investigación biomédica en estadios iniciales (TRL 1-4) para validar su activo y definir su plan de valorización. “En su momento, no había una iniciativa similar y ahora ya son más de 130 los proyectos que se han impulsado desde el programa”, informa Fernández. Tras su buena acogida, dos años más tarde se lanzó la convocatoria CaixaResearch Consolidate, que apoya proyectos más maduros (nivel TRL 4 o superior) con el objetivo de acercarlos al mercado. 

El mentor de Caixa Research, Fernández, que ha estado involucrado desde el primer día y ha mentorizado más de 20 proyectos, sabe mejor que nadie que el impacto de las dos convocatorias va mucho más allá del mero impulso económico: “se potencia el aprendizaje en el ámbito de los negocios, las patentes, el regulatorio, el desarrollo de fármacos y el medtech… Toda una serie de áreas que el investigador no se había planteado hasta entonces”, explica. Este saber hacer, a su vez, no solo beneficia al buen desarrollo de su proyecto, sino también a los departamentos de transferencia tecnológica de sus instituciones. Para Fernández es un orgullo ver cómo sus consejos han ayudado a investigadores a montar su propia empresa, a atraer inversión y a generar riqueza en nuestro país. “He conocido a gente brillante, con proyectos muy diversos e interesantes que me han brindado la oportunidad de ampliar mis conocimientos”, apunta. 

Le pedimos que comparta algún consejo para los futuros candidatos, a los que anima a presentar sus proyectos en el momento adecuado: “no te precipites. Hazlo cuando tu idea tenga consistencia, solidez y cierto recorrido experimental que refleje que aquello tiene sentido”. Y cuando te embarques en ello, “deshazte de todos los prejuicios y aprende todo lo que puedas desde cero”, concluye. 

Compartir

0