miércoles 20

Una llave para curar las enfermedades cerebrales

Publicado el 20/01/2021

A finales del siglo xix, el bacteriólogo Paul Ehrlich (Premio Nobel de Medicina 1908) hizo un descubrimiento revolucionario mientras llevaba a cabo uno de sus famosos experimentos de tinción. Inyectó un tinte en el torrente sanguíneo de ratones que, sorprendentemente, tiñó todos los órganos a excepción del cerebro y la médula espinal. Lo que evitó que el tinte entrara en el cerebro fue una estructura que hoy en día conocemos como barrera hematoencefálica. Formada por una capa de capilares, esta barrera solo permite la entrada al cerebro de moléculas concretas de nuestra sangre.

A la vez que impide el paso de patógenos y toxinas nocivas, también bloquea la entrada de fármacos que podrían curar enfermedades cerebrales. De hecho, más del 98 % de fármacos candidatos no consiguen cruzarla. Para superarla, un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) ha desarrollado “llaves” minúsculas que podrían abrir puntos de entrada en la barrera hametoencefálica para que entraran cargas terapéuticas. Con el apoyo de CaixaResearch, acaban de crear una spin-off llamada Gate2Brain. Están probando la capacidad de su tecnología para tratar el glioma difuso intrínseco de tronco (DIPG), un cáncer infantil duro e incurable. Si funcionara, pronto podría usarse para tratar y curar muchas otras enfermedades cerebrales. Hemos entrevistado a la directora ejecutiva de Gate2Brain, Meritxell Teixidó, para saber más sobre esta tecnología innovadora.

¿Por qué el cerebro está tan protegido en comparación con otros órganos?

El cerebro es probablemente el órgano más complejo y esencial, pero también el más vulnerable. Por eso nuestros organismos han desarrollado la barrera hematoencefálica para protegerlo. Pero esta barrera protectora también dificulta mucho tratar las enfermedades cerebrales.

¿Cómo ayudará Gate2Brain a los fármacos a cruzar la barrera hematoencefálica?

La barrera hematoencefálica es como un muro que evita que las toxinas de la sangre entren en el cerebro. Este muro tiene algunas puertas a través de las cuales entran nutrientes y se expulsan residuos. 

La tecnología Gate2Brain se basa en pequeñas moléculas conocidas como péptidos, que son capaces de cruzar la barrera mediante distintos mecanismos. Nuestro objetivo es fijar agentes terapéuticos a los péptidos para que actúen como llave, abran esas puertas y transporten fármacos a partes del cerebro a las que no podrían llegar solos. 

¿Por qué elegisteis los péptidos como llave para cruzar la barrera hematoencefálica?

Nos inspiramos en la naturaleza, especialmente en los animales venenosos. Los péptidos se encuentran en muchos venenos que tienen la capacidad de alcanzar el cerebro. Al estudiarlos, descubrimos qué parte era la responsable de esa capacidad y así desarrollamos nuestras “llaves”.

¿Quién se beneficiará de la tecnología Gate2Brain?

Aunque nos pueda sorprender, una de cada cuatro personas deberá ser tratada por una enfermedad cerebral en algún momento de su vida. Esto incluye enfermedades como el alzhéimer, el párkinson y la esquizofrenia, además de muchas enfermedades minoritarias y tumores cerebrales. Así que, de hecho, todas aquellas personas que podrían ser tratadas con un fármaco que no consigue cruzar la barrera hematoencefálica se beneficiarían de nuestra tecnología.

En estos momentos estamos probando esta tecnología en una enfermedad específica llamada glioma difuso intrínseco de tronco (DIPG), un cáncer minoritario e incurable que afecta a niños. En este caso, el agente quimioterapéutico necesita una ayuda para llegar al cerebro. 

¿Cómo ha ayudado CaixaResearch a vuestro proyecto?

CaixaResearch nos ha ayudado a dar el salto del laboratorio a la creación de la empresa, no solo en lo que se refiere a la financiación, sino también en formación y mentoría. Gracias a eso hemos lanzado una spin-off. A partir de ahora esperamos poder desarrollar nuestra tecnología para curar tanto a niños como a adultos que sufran distintas enfermedades cerebrales.

Compartir

0

Categoría:

Investigación